13539044

 

Conozcan  a Pat. Pat tiene una teoría: su vida es una película producida por Dios. Y su misión dada por Dios es mejorar su condición física y emocional, así como convertirse en un hombre culto; de esta manera Dios se asegurará de que Pat obtenga un final feliz: el regreso de su esposa Nikki. Pat está decidido a recuperar a su esposa,  después de que concluya su “tiempo aparte “, que Pat, con ingenuidad un tanto lamentable, ha pensado como una  separación de prueba. El problema radica en que Pat ha pasado años en “el lugar malo” (una institución mental) y no recuerda cuanto tiempo ha transcurrido  desde que un juez ordenara que fuera internado hasta que su madre logró convencer a médicos y autoridades que estaba listo para regresar a casa.

“No quiero estar en el lugar malo, en el que nadie cree en el amor o un final feliz.”

Al mismo tiempo, Pat parece no recordar qué fue lo que lo llevó a ser hospitalizado y se siente   perseguido por el propio Kenny G. para Pat, el saxofonista es simplemente su archienemigo. En una palabra, cualquiera lo podría resumir como loco.

Al llegar a casa Pat debe enfrentarse  a un padre que parece rechazarlo, a una madre sobreprotectora, a un hermano que desea demostrarle su afecto (aún cuando a Pat no le gusta ser tocado por nadie) y adaptarse a un medio al cual dejó de pertenecer durante el tiempo que no estuvo presente, lo cual va a representar un shock  cultural pues debido a su “olvido” desconoce que en su ausencia ocurrieron campeonatos, bodas, divorcios, muertes, nacimientos, por mencionar sólo algunas.

Con el paso de los días Conoce a su nuevo terapeuta, con quien, a diferencia del anterior parece formar un vínculo más estrecho  pues es al igual que él, un fan de las águilas de Filadelfia, el equipo favorito de Pat. También, parece entender mejor sus ideas y sus teorías, sin juzgarlo o regañarlo por la forma en que se expresa o piensa, llegando a convertirse en una especie de amigo para él.

Conforme transcurren las semanas, las cosas para Pat parecen no estar funcionando, pareciera que su película no está resultando como él pensó que sería hasta que conoce a Tiffany, quien parece estarse enfrentando a sus propios problemas emocionales y luchando contra la depresión. Pronto, sus amistades, su familia e incluso su terapeuta comienzan a sugerir que tal vez sería mejor si trata de superar a Nikki y abre la posibilidad de interesarse en Tiffany, quien al parecer está más loca que él.

“Se ve triste. Ella se ve enojada. Se ve diferente a los demás  que conozco, no se pone una máscara de felicidad como las que otros usan cuando saben que están siendo observados. No se puso esa máscara para mí,  lo que me hace confiar en ella de alguna manera. “

Al principio, pareciera que Tiffany lo está acosando, apareciendo a la hora que Pat decide salir a correr, ya sea por la mañana o en cualquier momento del día, hasta que le hace saber sus propias intenciones: Si Pat cumple con ciertas condiciones establecidas por escrito, ella puede actuar como el enlace entre él y Nikki, haciendo que tal vez su “tiempo aparte” termine pronto y Él recupere su final feliz. Sin embargo, las cosas no siempre suceden como queremos.

 

No es una historia rosa, en la que todo es felicidad y armonía, es una historia acerca de las luchas y del optimismo, de cómo a pesar de nuestros problemas y limitaciones, podemos superarlas si trabajamos en ellas con fuerza. Es un libro que contiene una buena dosis de humor negro  y de situaciones peculiares, pero también, hay algo que se mantiene en él a lo largo de toda la historia: la esperanza.

Esta novela debut de Matthew Quick, nos lleva al interior de la mente de Pat, nos muestra su perspectiva del mundo desde su mente un tanto distorsionada pero siempre optimista, Pat realmente cree que si se esfuerza por ser un mejor hombre, el mejor que pueda ser, finalmente va a alcanzar su felicidad y el final feliz que él considera Dios tiene programado en su película.

Como algunos de ustedes ya lo deben saber, es un libro que fue adaptado y llevado a la pantalla grande en la película protagonizada por Bradley Cooper y Jennifer Lawrence, actuación que le brindó a la segunda  su primer Oscar como actriz protagónica. La forma en la cual interpretaron a los personajes fue muy buena,  ambos se convirtieron en Pat y Tiffany, haciendo que la adaptación en la pantalla grande fuera más creíble.

Debo confesar que vi la película antes de leer el libro y al tenerlo en mis manos no pude evitar ir imaginando las diferentes situaciones con las caras de los actores, pero eso lo hizo más interesante para mí debido a que al igual que en muchas películas, diversos pasajes del libro no fueron incluidos pero a través de la lectura, pude construir mi propia película, tal y como Pat lo hubiera querido.

Así que en esta recomendación queridos amigos no sólo les invito a leer el libro, sino también a disfrutar la adaptación cinematográfica. El libro se digiere fácilmente, te entretiene, te conmueve, te hace reflexionar. La película es la perfecta acompañante del mismo.

¡Hasta pronto!

¿Próxima recomendación? “Las ventajas de ser invisible”.

Anuncios