16151178

 

“Hay veintisiete huesos en la mano y la muñeca. Veintidós de los míos  estaban rotos. Relativamente hablando, mi mano es una especie de milagro. Está llena de placas y tornillos, e incluso después de varias cirugías, todavía no se ve muy bien. Pero funciona mejor de lo que se pensaba que haría. Y no es que no pueda hacer nada, sino que simplemente no puede hacer lo que quiero. Lo que me hizo a mí.”

Nastya Kashnikov es una ex niña prodigio del piano, bastante conocida en su ciudad natal, desde pequeña comenzó a tocar este instrumento y se había convertido en parte fundamental de su vida; hasta que simplemente no lo fue más. Ahora, lo único que Nastya desea son dos cosas: la primera, terminar la preparatoria sin que nadie descubra su pasado y la segunda, hacer que el chico que tomó todo de ella, su identidad, su espíritu, su voluntad de vivir… pague por lo que hizo.

No me importa lo que la gente diga de mí, no me molestan las mentiras y los rumores. Es la verdad la que no quiero que se sepa”

Nastya se muda a otra ciudad lejos de la suya para vivir con su tía, una enfermera quien trata de entenderla y darle su espacio, dejar que ella supere las circunstancias de la mejor manera posible. Es en este lugar en donde espera concluir la preparatoria lejos de las personas  a las que conoce y que la conocen y sobre todo aquéllas que saben lo que ocurrió. Sus padres aceptan este cambio porque creen que es la manera en que Nastya está lidiando con sus sentimientos y su recuperación y esperan que esto la ayude a sentirse mejor, aun cuando ella no exprese lo que piensa o lo que siente; Nastya dejó de hablar aproximadamente un año después de lo ocurrido.

“Me sorprende cómo la gente tiene tanto miedo de lo que puede suceder en la oscuridad, pero no dan un segundo pensamiento sobre su seguridad durante el día, como si el sol ofrece algún tipo de protección definitiva de todo el mal en el mundo . No hace … Luz del día no te protegerá de todo, las cosas malas suceden todo el tiempo y no esperar hasta después de la cena “

A Nastya le gusta el anonimato, no quiere ser notada por nadie, se viste de una forma que aleje a los demás, pero que sin desearlo capta la atención de algunos personajes que aparecen a lo largo de la historia y quienes se convierten en pieza fundamental de la misma.

Uno de ellos es Josh; mientras Nastya ansía que la gente se aleje de ella, Josh no tiene que pedirlo. Para los demás, su nombre es sinónimo de muerte, y lo ha sido desde pequeño: cada persona que ama ha salido de su vida de forma abrupta, y ahora a los diecisiete años de edad se encuentra emancipado y viviendo su vida apartado de los demás, gracias al aire de misterio que lo rodea, todo el mundo tiende a darle su espacio.

Todo el mundo excepto Nastya, la misteriosa chica nueva en la escuela que comienza a aparecer  cada noche en las puertas de su garaje, y quien no se irá hasta infiltrarse en todos los aspectos de su vida. Pero mientras más se familiariza con ella, más descubre que ella es un enigma. Conforme la relación se intensifica y las preguntas sin respuesta comienzan a acumularse, Josh comienza a cuestionarse si alguna vez conocerá a la verdadera Nastya y aquellos secretos que parece ocultar y que pareciera no estar dispuesta a compartir con nadie.

“El mar de la tranquilidad” es el libro debut de Katja Millay;una historia emocional e intensa acerca de un chico solitario y una chica frágil emocionalmente hablando y sobre todo del milagro de las segundas oportunidades.

Este libro llegó a mis manos como una recomendación de parte de una amiga quien me dijo: Lee este libro, estoy segura que te va a encantar y  ¿saben qué? la verdad es que acertó en su recomendación.

Cuando comencé a leerlo  mi primera interrogante fue ¿Qué le pasó a esta chica? Desde el inicio de él se percibe ira, rechazo y en el fondo tristeza por parte de las actitudes que Nastya va tomando y la forma de conducirse hacia los demás. De igual manera, denota un trauma, un miedo a superar el pasado debido a su negación para comunicarse con los demás, no se siente protegida; no habla con sus padres, con su hermano, con su tía, con nadie, no confía en ninguna persona lo suficiente como para establecer un vínculo con ella.

Todo esto comienza a cambiar la noche en que Nastya sale a correr, tal y como lo ha hecho desde hace mucho tiempo, hasta que su cuerpo llegue al límite, hasta que necesite vaciar su estómago y al mismo tiempo libere la tensión y las emociones que la embargan. Mientras hace una pausa, descubre que no sabe en donde se encuentra, y algo, tal vez curiosidad, o la sensación de haber estado allí antes, la conducen hasta un garaje, en donde encuentra al coprotagonista de la historia: Josh. Él vive solo, rodeado de muebles pues se dedica a la carpintería y es allí, en ese espacio tan sagrado para Josh, que su historia juntos comienza a desarrollarse.

No es una típica historia de amor, Nastya y Josh no se enamoran perdidamente el primer momento en que se ven y todo se vuelve color de rosa, ella supera sus miedos, el sus inseguridades y todos se muestran felices y contentos; la vida no es así, las relaciones intrapersonales con complejas, y la de ellos si por algo se destaca es precisamente por eso: por su complejidad. Conforme pasa el tiempo comienzan a conocer algunos aspectos de la vida de ambos, pero ella guarda demasiados secretos, cabe destacar que Josh es la única persona con la que ella habla, pero no será la última; sin embargo él es quien llega a conocerla de forma más profunda y viceversa.

En la historia aparecen otros personajes: Drew, el típico mujeriego y popular de la preparatoria quien es el mejor amigo de Josh a pesar de lo diferentes que pueden ser uno del otro, Clay, el artista quien dibuja cientos de pinturas con Nastya como su protagonista, Sarah y la sra y el sr Leighton, los padres y hermana de Drew, sin olvidar por supuesto a Margot su tia y a los padres y hermano de Nastya quienes también aparecen dentro de la historia. Incluso el chico que la atacó hace una aparición en la historia, permitiendo de alguna manera cerrar un ciclo que había quedado abierto durante mucho tiempo.

Más que una historia de amor, es  acerca de las segundas oportunidades que la vida nos presenta, y de la importancia de enfrentarnos a aquello que tememos y  aquello que nos ha resultado imposible de superar, para poder comenzar a pensar en un mañana, en lugar de quedarnos estancados en el ayer.

Debo confesar que me enamoré de la historia, conforme la iba leyendo no hacía más que pensar que Nastya y Josh merecían una vida mejor, merecían un nuevo comienzo y quizás lo harían por separado, quizás juntos pero lo importante sería que alcanzaran la paz que ambos necesitaban. Es una historia en la cual no se idealizan a los personajes, son personas con virtudes y con defectos, con miedos, con inseguridades, y eso es lo que la hace más interesante, más real. No es superficial, es una historia que contiene diversas emociones, con partes que te hacen reír, que te hacen enojarte, frustrarte, enamorarte, que se te rompa el corazón, llorar  de tristeza, llorar de felicidad; en resumen es una historia muy bien escrita, que te atrapa desde un principio y que no puedes dejar de leer por que debes saber qué es lo que va a pasar y como finalizará. Debo admitir que el último renglón de este libro fue lo que terminó de enamorarme completamente.

Pero cualquier recomendación o palabras que puedan expresar, no se compararán a la sensación que resulta de leer este libro, así que espero que decidan darse la oportunidad de leerlo, créanme que no se arrepentirán.

Anuncios