Imagen

Antes de hablarles de este libro, me gustaría compartir con ustedes una frase leída en un fanfiction hace ya un par de años:

“No todo funciona, no todo puede ser perfecto, pero es parte de ella… de la vida misma”

¿Alguna vez has sentido que aquello que creías perfecto para tí, simplemente deja de serlo?

A sus 31 años, Elizabeth Gilbert descubrió que si bien poseía todo aquello que una mujer de su edad “deseaba” (ocho años en pareja, seis de ellos de matrimonio, una vida en los suburbios, dinero para comprar lo que deseaba, la posibilidad de tener un hijo) Simplemente ya no formaban parte de su proyecto de Vida.

Confundida y deprimida ante este descubrimiento, y después de muchas lágrimas e introspección; Liz decide apartarse de aquello que la hacía sentir de ese modo  iniciando  a su vez un periodo en su vida lleno de sinsabores, de incertidumbre, de co-dependencia, en donde al final del mismo comenzó por primera vez  a cuestionarse: ¿Qué es lo que quieres Liz?

Surge entonces la oportunidad para dar respuesta a esa pregunta a través de  un viaje  a Bali con la finalidad de hacer un reportaje sobre vacaciones, y en donde conocer a un curandero llamado Ketut Liyer quien durante una visita, a través de sus palabras le hace reflexionar en torno a sus deseos y posibilidades y es entonces que Liz de vuelta en Nueva York, decide empacar sus cosas, dejó su departamento, renunció al trabajo, firmó un contrato para escribir un libro basado en las experiencias vividas y se embarcó en un viaje durante un año a tres países distintos: Italia, India e Indonesia; un viaje que cambiaría su vida en todos los sentidos y en donde finalmente cerró un capítulo en su historia para dar paso a nuevas vivencias

La historia de Liz demuestra que aun cuando podemos creer que la vida de alguien es “perfecta” o incluso generar esa percepción en los demás, no sabemos que ocurre de manera interna en cada uno nosotros, a qué miedos e inseguridades nos enfrentamos día a día. Esa es una de las principales razones por las cuales recomiendo este libro, otra evidentemente es la narrativa de la autora. Durante la lectura de Comer, Rezar y Amar encontré que es digerible, honesta, inteligente, divertida incluso inspiradora (No deja que acontecimientos sombríos empañaran el curso de su vida) Y sobre todo: es REAL.

Vale la pena leer este libro, es una historia que comprueba una vez más que sin importar lo difícil y oscuro que nos pueda parecer un momento de nuestra vida, siempre existe la posibilidad de un nuevo comienzo.

Finalmente concluyo con un par de  frases de este libro:

“Cuando tu pasado haya pasado al fin, déjalo ir. Ahora puedes empezar a vivir el resto de tu vida. Déjate llevar.”

“Trabaja la mente, es lo único que deberías de controlar, porque si no puedes controlar tus pensamientos estarás en problemas por siempre.”

Anuncios